Las Cabañas en el agua

Experiencia probablemente nunca vivida, un lugar paradisiaco para disfrutar en solitud o con su más íntima compañía,  la máxima plenitud. Dejarse mecer por las aguas; entrar en amorío con la bahía a la vez que genera un connubio visual de fragatas y pelicanos.  Su mayor compañía: el ondeante andar de pescadores que salpican desde lejos su mirar.